Ir al contenido principal

RECESO






Tener un blog, a mi juicio, comprende un compromiso con los lectores (muchos o pocos) que te siguen, o que encuentran tu espacio virtual curioseando las redes. Los días de silencio, que no son más que espacios para leer y meditar sobre lo que escribo y realizo en mi cotidianidad, sirvieron para ampliar mi visión sobre lo que deseo expresar por aquí. Por ello, a partir de ahora, habrá más que leer y el asunto será, en varias ocasiones, un poco más relajado, sin que eso le quite seriedad al blog. En pocas palabras, me sumaré a la idea de promover el trabajo de otros, especialmente minificcionistas; y a la indagación breve sobre algunos textos y tópicos de mi interés. Los dejo entonces con este, mi primer acercamiento, después de unos meses de silencio (aparente) a una comarca mínima más cálida y cercana.
La escritura creativa esconde caminos que siempre terminan por llegar a direcciones similares. Esto a propósito de las variadas conexiones que se establecen entre los textos literarios. La minificción es experta en la materia; sales de paseo con ella y no sabes qué vas a encontrarte ni cómo lo vas a enfrentar. Así terminamos viendo un texto que se convierte en minificción luego de ser un poema, una posible greguería, una instrucción al mejor estilo cortaziano, un relato hiperbreve; en fin, un texto que se pone el vestido que mejor le queda según la ocasión. En ese tráfico azaroso encontramos textos como este de Alberto Hernández:

Muslos
En ángulo perfecto me llaman
Entonces acudo y me desarmo.

Una muy breve historia que encuentra en la poesía la razón de ser (el texto pertenece al poemario Ropaje de Hernández), pero en la minificción encuentra el asidero perfecto para descansar e instalarse, y retratar amorosamente una metáfora de hermosa expresión erótica.

Comentarios

  1. Un muslo -derecho o izquierdo- establece un diálogo con el otro muslo, sea derecho o izquierdo. Entonces aparece la política y se cierra el parlamento.

    ResponderEliminar
  2. El comentario anterior, de Alberto Hernández, avizora la posibilidad de que los muslos se abran y aparezca otra historia. Allí comienza la armazón: el deseo perpetra el crimen.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La libertad de los géneros

Siempre he pensado que las etiquetas formales meten en camisas de fuerza algunas ideas, planteamientos y toda suerte de géneros en cualquier rama de las artes. Salir de esos esquemas cerrados podría traducirse, en algunos casos, como un acto de rebeldía que implica un ejercicio de libertad intelectual. A este acto redentor nos invita Liberándose de la tiranía de los géneros y otros ensayos sobre minificción (Editorial Micrópolis: Lima, 2015)la más reciente publicación de Violeta Rojo, cuyo trabajo de años la ha reconocido como una de las investigadoras y ensayistas más importantes del género breve.

En este libro, Rojo demuestra no solo su fina capacidad para la investigación del género que ha estudiado durante mucho tiempo, sino también la elegante prosa con la que distingue el trabajo de otros autores y que ella se toma la tarea de leer, estudiar y valorar en su justa medida; asunto que la califica como una de las críticas más sagaces y agudas de la minificción venezolana y otros es…

La fiesta breve en FILUC 2017

Una nueva edición de la Feria Internacional del Libro ha llegado, y con ella la VI Jornada de Microficción, de la mano de un grupo maravilloso de autores que nos acompañarán en esta jornada que ya se ha convertido en un espacio esperado por muchos. 

Y para iniciar con el mejor de los entusiasmos, les dejo en esta entrada, luego de un receso prudente, un adelanto de lo que nos depara la jornada en esta edición del 2017. 

Adelante!!! La fiesta breve ya viene andando!



Minificciones quijotescas